Loco por la física y la informática, Adrián Cuevas es ingeniero técnico informático y superior (con mención de honor) en multimedia. En paralelo a sus estudios, Cuevas se inicia en el mundo profesional como ingeniero de software y da comienzo a su carrera como programador de videojuegos en 2008 con su participación en ZeroInfinite, de donde pasó a trabajar para Relentless Software. En 2010 ficha por UbiSoft como programador generalista para Far Cry 3, y de este juego pasa a Hitman, para Io-Interactive y ya como programador del juego. Vuelve a UbiSoft en 2014, ya como programador senior, y en 2016 se embarca en la aventura de convertirse en socio fundador la compañía independiente Nomad Studio. Allí emprende, en compañía de Roger Mendoza, la tarea de transformar el universo visual de Conrad Roset en la base de Gris, videojuego en el que el color desempeña un papel fundamental y que ha ganado el Annie a mejor animación de un personaje en videojuego. Pocas personas mejores que Cuevas para hablarnos de lo que ilustración y videojuegos tienen en común, y pensamos aprovechar la oportunidad en la sección Letras y Bits del festival.