El de Ismael Martínez Biurrun (Pamplona, 1972) es un nombre ya indispensable de la literatura fantástica española, gracias a su tremenda capacidad para dotar a sus novelas de una sobresaliente ambientación histórica en la que generalmente irrumpe un elemento de fantasía oscura.

Fue ganador dos ediciones del premio Celsius y una ocasión del premio Nocte, además de finalista del Ignotus y del premio de novela Emilio Alarcos, y dejando aparte sus participaciones con relatos en distintas antologías entre las que destacan Aquelarre y Visiones, ha publicado ya nueve novelas desde 2006: Infierno Nevado, Rojo alma negro sombra, Mujer abrazada a un cuervo, El escondite de Grisha, Un minuto antes de la oscuridad, Invasiones, Sigilo, Sólo los vivos perdona, que le valió un Kelvin505, y la más reciente Duración de un fantasma, que nos presentará en el Celsius232 este verano y en la que, como en todas sus obras, sorprende su enorme dominio del lenguaje y su capacidad de usarlo para jugar con nuestras emociones, así como para conjurar imágenes tan poéticas como desasosegantes.